+ 1 (707) 877-4321
+ 33 977-198-888

Los siete mundos (2a Parte). Por Hector Olvera

Trabajar sobre sí mismo implica tanto decisión como imparcialidad. Si comienzan a examinar sus vidas evitando ser parciales, verán que la mayor parte del tiempo viven en un mundo irreal... Héctor Olvera
20 marcha 2006

Los siete mundos (2a Parte). Por Hector Olvera.

etor@hectorolvera.com

 

3. - El mundo 48 y su contraparte negativa, el mundo 96.

 

Trabajar sobre sí mismo implica tanto decisión como imparcialidad. Si comienzan a examinar sus vidas evitando ser parciales, verán que la mayor parte del tiempo viven en un mundo irreal. Gran parte de su tiempo y energía la emplean en cosas carentes de importancia, cosa que al paso del tiempo, digamos un mes o menos tiempo, habrán olvidado por completo, pues carecen de importancia para la vida como un todo. Se derraman sensibilidades a todo tipo de cosas que no tienen importancia en absoluto para su esencia, mientras que las cosas importantes no las toman en cuenta. Cada uno de ustedes está dotado de posibilidades inmensamente ricas, “a imagen de Dios”, dicen las Escrituras, sin embargo todo ello lo desprecian. Veo cómo se aferran a una imagen de sí mismos que justifica todas sus acciones y rehusan considerar la nulidad que se esconde tras la fachada, así desperdician sus vidas. A menudo se ven forzados a ver lo poco que aprovechan su vida, pero rara vez ven objetivamente lo absurdo de cómo viven su vida. Ya están muy acostumbrados a vivir la vida sin sentido, absurda, y a ver a otros haciendo lo mismo, y es que no se dan cuenta lo alejado que esto está de lo natural.

En el mundo 48 la mitad de las leyes son iniciadas por impulsos condicionados. Estas leyes no pueden ser relacionadas con su totalidad, o con la totalidad de la situación en la que se encuentran. Lo que experimentan a través de ella es una acción en la que no apuntan para ninguna parte, salvo, claro está, a sostener su propio punto de vista, se centran en lo que no es. Es el aparato de la personalidad el que se ve estimulado por algún impulso procedente del funcionamiento de leyes externas. La dependencia de soportes externos engendra en ustedes el egoísmo. Todo impulso que surge en ustedes dice yo, pero no pueden ver que esos yos fragmentados no tienen nada que ver unos con otros, y que simplemente están teniendo lugar en la personalidad. En virtud de todo esto no están relacionados con la totalidad de un modo independiente, y ni siquiera pueden empezar a saber lo que es Trabajar sobre sí mismos.

Hay algo todavía peor en sus vidas, destruyen lo que desean conservar y desprecian lo que necesitan, incluso sabiendo  que lo  necesitan.

El mundo 48 está compuesto de las 24 leyes esenciales y 24 leyes del automatismo, es decir hay aunque poca, cierta realidad, pero en el mundo 96, el de la irrealidad, hay una contraparte negativa, conformada por 48 leyes negativas, leyes de destrucción, desperdicio e irrealidad. La irrealidad consiste en que de un grano de arena hacen una montaña. No es cuestión de moralidad, de que sean malos, perversos o malvados, sino una cuestión de realidad e irrealidad. Es la vida ficticia la que los destruye y no el no ser capaces de vivir de acuerdo a un código de moralidad. Todos los grandes códigos de moral y tradiciones han sido introducidos en la vida para proteger a la gente de vivir esta vida irreal, pero dada su incapacidad de llevar a cabo sus mandamientos internamente, en sus corazones, mentes e impulsos corporales, estos códigos no pueden servirles como medios de liberación frente a la nulidad de sus vidas.

El engaño en el que el hombre vive no es algo de lo que haya que culparle, en realidad no es una consecuencia de sus acciones, tal como se presenta en las ideas religiosas del pecado original, obedece en verdad al conflicto entre las leyes de la esencia y las leyes existenciales y a causa de la dedicación de la vida a la existencia, los errores son inevitables. Éstos han sido transmitidos de generación, en generación y hoy se encuentran ante  la incapacidad de encarar la realidad. En vez de querer ser libres, quieren ser esclavos. Esto obedece al deseo por lo que no es real. Aquí reflexionen en el cómo aman sus estados negativos, en cómo aman destruirse.

En el mundo 48 cada una de las seis leyes fundamentales tiene ocho formas. En el mundo 96, por añadidura a éstas, hay 48 contrapartes negativas. Los efectos de las leyes positivas y negativas se cancelan entre sí, debido a esto no sucede nada en absoluto. Es por ello que he dicho que en el mundo 96 ningún tipo de experiencia es posible. Cuando están en el mundo 96 no se dan cuenta en absoluto de que así es. No pueden experimentar más de una fuerza al mismo tiempo. Están sometidos al placer y al dolor como hechos auténticos, siendo incapaces de comprender la compensación que los reduce a sucesos malos, reaccionan ciegamente ante ellos. El dolor les parece un estado de negatividad irredenta porque están ciegos a los placeres compensatorios que existen por todas partes. El dolor es dolor, pero le añaden una negatividad que es engaño. Los más efímeros placeres los engañan con fantasías de bienestar, no es sólo el ciego comportamiento mecánico del mundo 48, hay una perversión de voluntad que destruye incluso los frutos de su automatismo.

En la práctica es difícil ver las triadas negativas en funcionamiento, pero una vez que tengan un vislumbre de ellas, nunca volverán a entender la vida humana del mismo modo.

 Creo que de algún modo aceptan que son mecánicos, que están dormidos y que en momentos son como una serie de instrumentos alocados sin nadie quien los maneje, pero les es difícil comprender que bajan a planos muy malos al identificarse y que caen en poder de la contraparte negativa, no pueden concebir que voltean su espalda a la realidad, es duro de ver, pero así es. Es incluso una evidencia del estado de engaño, que a la vista de todo lo que ocurre a su alrededor en la conducta de los asuntos humanos, donde casi todo lo que sucede revela una abrumadora pasión por la irrealidad, continúan creyendo en ustedes como seres razonables. Lo que tienen que buscar es esa capa de futilidad que los mantiene más que dormidos.

La ley de la involución 1-2-3 es la ley del proceso creativo. La afirmación se compromete con un campo de acción, y algo sale de ello. En su contraparte negativa, existe la apariencia de hacer algo, pero en realidad es justo lo opuesto. Si tienen una tarea frente a ustedes en vez de hacer algo al respecto, sólo se sientan y hablan de hacer algo. Habiendo empleado todo su tiempo en soñar y hablar, encuentran que no queda tiempo para hacer nada. Han gastado su tiempo en creer que se ocupaban de sus asuntos, pero al hacer esto han desaprovechado las posibilidades abiertas ante ustedes. El verdadero poder creativo enriquece la existencia abriéndola  a las posibilidades de mundos superiores. La contraparte negativa empobrece la existencia desperdiciando las posibilidades que se tienen. Lo que se debe hacer es ignorado, y lo que sucede está fuera de lugar. Ni siquiera están centrados en ustedes, es algo irreal. Todas las actividades creativas sin objetivo esencial, degeneran en telenovelas u obras de teatro.  Es algo que tiene efectos terribles no sólo sobre las vidas de los individuos, sino a una escala mucho mayor.

Cada vez que inician alguna empresa ignorando las limitaciones de los poderes humanos, inevitablemente acaban por perpetuar los males que trataban de evitar. El Trabajo que debían hacer, no es hecho y a lo hecho se le da un nombre falso. La tarea real es evitada, los recursos son utilizados sin sentido, y el fruto de todo ello anula lo que podría ser útil.

A ello le llamo levantar castillos en el aire, hablar, planificar, soñar, cosas que no dan nunca por resultado algo concreto. Lo que esto significa puede llamarse imaginación, pero en realidad es una actividad mental ineficaz. Las posibilidades son utilizadas sin ningún fin, en la creencia de que al contrario, algo útil está sucediendo. Cuando de un modo u otro resulta algo tangible, imaginan que este resultado inútil e inadecuado, es justo lo correcto. Todo esto es imaginación inútil, masturbación, que no deben confundir con la creatividad, resultante de colocarnos bajo leyes superiores, que abren la vía a nuevas posibilidades. La imaginación inútil no es sólo irreal, sino que destruye las posibilidades en lugar de crearlas.

La tríada de evolución, 2-1-3, es la ley de nuestro retorno a la fuente. Pero en su forma negativa, es la ley de nuestra desaparición en nosotros mismos: ya que da lugar al amor a sí mismos. La ley de la evolución en su interno significado, requiere que lo menor sea sacrificado a lo mayor. Para evolucionar han de aprender a separarse de su hombre ordinario, a dejarse a sí mismos detrás; aprender a devenir seres independientes y no personalidades dependientes. La evolución en su contraparte negativa es cuando se alimentan a sí mismos, alimentan sus ilusiones sobre sí mismos, así fortalecen su propio egoísmo. Por ello deben tener presente que antes de aprender a ser libres, deben aprender a liberarse y librarse de sí mismos, de su propia vanidad y del amor a sí mismos. En tanto tengan amor a sí mismos, nada de fuera, bueno o malo, podrá entrar. Podrán esforzarse, pero en el mundo negativo ello sólo alimentará sus ilusiones, así algo equivocado  se cristaliza en ustedes. Es entonces cuando todo el Trabajo que hagan se torna amargo. Se engañan creyendo que pueden evolucionar, y esto para satisfacer su narcisismo. Ante un observador externo presentan el absurdo cuadro de alguien que trata de ser lo que no es y nunca puede ser. Teniendo la forma, pero no la substancia, del Trabajo sobre sí mismo, “este egoísmo de la esencia” es quizá la más insidiosa de las tríadas negativas, ya que muy a menudo se obtienen resultados que parecen favorables, y que sólo pueden ser vistos como algo insignificante desde el punto de vista de un mundo superior.

Este narcisismo es la negación misma de la realidad de los mundos superiores, esto no es sólo cuestión de que se gusten a sí mismos un montón, es un alejamiento de la realidad de los mundos superiores y así ir hacia una realidad imaginaria que creen que está dentro de su hombre existente. La realidad no se encuentra ahí y nunca lo estará.

 La ley de identidad 2-3-1, es existencia de acuerdo a nuestro patrón esencial. La identidad en su parte negativa es existencia divorciada del patrón esencial, ser lo que no son, ser una no-entidad. El Trabajo sobre sí mismos comienza con la comprensión de su propia nulidad, es decir, que tal como son, no son reales y que todavía no son lo que deben ser. Pero si no reconocen la posibilidad de transformación en cualquier momento que se encuentren cara a cara con su propia nulidad, sentirán miedo. La plena comprensión de su nulidad los lleva a la transformación; evitarla por miedo los conduce a negar su propia mortalidad, nuestra propia muerte inevitable. El miedo es la raíz de sus actividades autodestructivas; para ocultarse a sí mismos su “no-existencia esencial”, así se fabrican una máscara que no es otra cosa que una proyección de sus temores, a los amigos les llaman enemigos; buscan placeres momentáneos  a expensas de satisfacciones duraderas, y así se aferran al sueño como protección para no ver.

En los mundos reales todas las formas de la ley de interacción, 1-3-2, sirven en el intercambio universal de energías a través del cual el universo es mantenido y cumple su propósito. Todo está conectado con todo lo demás, de modo que todo es útil de algún modo. Pero en su parte negativa esta ley hay desperdicio e interacción desperdiciada. Se emprenden actividades innecesarias que sólo dejan a  la existencia en una condición más pobre que antes, ya que carece de objetivo esencial. Lo que se hace es peor que inútil, para lo único que sirve es para disminuir sus posibilidades. En el mundo real, toda situación tiene un patrón esencial que puede ser realizado a través de sus correspondientes tipos de acción, pero la  actividad inútil del mundo 96 impide por completo su realización. Esto no es sólo una catástrofe individual, sino que tiene consecuencias para todo lo creado. No sólo masturban su riqueza como individuos, sino que el desperdicio se ha convertido en una ley inherente a la vida común de pueblos enteros, dando lugar a una polución innecesaria, a la destrucción de los recursos y la extinción de otras especies.

Han de ver cuanto de lo que hacen es absurdo e innecesario. No sirve a propósito alguno y no les proporciona ningún beneficio, nada resulta de ello y es probable que ni siquiera quieran hacer estas cosas. Ni siquiera están obligados a hacerlo por su maquinaria automática o por las fuerzas externas. No tienen lugar alguno en el esquema de las cosas. Es asombroso cuánto tiempo los consume el desperdicio.

La inversión de la ley del orden, 3-1-2, no es el desorden, sino el orden en el lugar erróneo, es el subjetivismo. El orden objetivo es el patrón de lo posible y lo imposible, que en los mundos inferiores surge sobre la base de las condiciones de existencia, tales como espacio, tiempo y demás. Pero al estar dominados por las tríadas negativas del orden del mundo 96, creen que sus puntos de vista y opiniones, accidentalmente formados, son el criterio de la verdad y de la posibilidad. Incluso amablemente suponen que sus actitudes subjetivas, formadas en ustedes únicamente por la acción de su entorno, han de ser consideradas como la realidad contra la que miden toda su estrecha experiencia. El absurdo general de todo esto no es difícil de ver; lo  insignificante se vuelve sumamente importante, y ustedes creen que ocupan el centro mismo del universo. Son así, incapaces de participar de otra voluntad que no sea la suya, así no se ven perturbados por opiniones contrarias a las suyas, pues, obviamente, tendrán que ser equivocadas.

Viven en un mundo falso. Lo bueno del momento es un bien eterno. Lo malo siempre será malo. Es todo  tan irreal que no sólo están desgajados de la esencia, sino que carecen de contacto con la existencia. Pueden verlo en sus actitudes frente al tiempo, ya que dan por hecho que no hay otra línea de actualización en el tiempo que no sea la suya; así creen que esta línea  del tiempo es la del tiempo universal. Viven tanto en un pasado imaginario y en un futuro imaginario, pues no pueden vivir en el presente real, no existen. No son capaces de ver las limitaciones de sus vidas y en consecuencia no pueden ver lo que se puede hacer en el futuro. No consiguen ver que, a fin de estar aquí y ahora, deben Ser.

La naturaleza de su ceguera se manifiesta muy claramente en su incapacidad para experimentar, siquiera sea un pensamiento, su propia muerte inevitable. Nada más cierto que el que todos somos mortales y podemos morir en cualquier momento, pero al no darse el caso todavía, no significa nada para ustedes. Pueden tener miedo a la muerte, pero son incapaces de afrontarla. La muerte es uno de los hechos más significativos de la vida humana, algo obvio para cualquiera, y sin embargo, continúan  viviendo como si no existiera. Lo que deben hacer es tener presente que todos somos mortales y que debemos inevitablemente morir.

Llego ahora  a la más extraordinaria aberración. Es la inversión de la ley de la libertad, 3-2-1, la identificación. La identificación desempeña un papel importante en la vida del hombre dormido, es una falsa libertad, es la ilusión de libertad, en la que se sienten libres porque están haciendo lo que quieren hacer. En vez de encontrarse a sí mismos, se pierden en lo que están haciendo, entonces lo que están haciendo puede ser libre, pero ustedes están esclavizados. La gente puede también perderse en lo que está haciendo, cuando no es lo que desea, o cuando no tiene elección. Al estar en este estado creen que cualquier interferencia es una usurpación de su libertad. Si por ejemplo están asando carne, se excitan, se identifican tanto con lo que están haciendo, que si alguien les dice que no lo están haciendo bien, se ofenden y piensan que esa persona está interfiriendo con ustedes. Creen que la libertad consiste en hacer las cosas a su modo, pero la libertad que podían haber tenido, la desechan y habiendo tenido la posibilidad de ser libres han preferido ser esclavos.

 Cuando se identifican es cierto que ya no son ustedes mismos en absoluto, pues han transferido su sentido de la  realidad a algo exterior a ustedes. Incluso parece que valoran el estar identificados, alabando a alguien que se ve totalmente envuelto en su trabajo, o que gasta vastas sumas de dinero en el último grito de la moda, es decir, identificándose. Así se vuelven esclavos de todo cuanto hacen, esclavizados por toda la gente que se encuentran y las situaciones en que entran y sin embargo el terrible absurdo de todo esto, creen ser libres.

Pueden por ejemplo estar luchando contra sí mismos, tratando de contener la expresión de un estado negativo mientras por dentro hierven. De repente lo sueltan, y aunque objetivamente están desechando todo cuanto habían ganado al hacer el esfuerzo, se sienten mejor, sienten que actuaron con razón, se sienten libres, y se justifican diciendo que querían ser sinceros. Es cuando permiten que la tríada negativa los controle, y sin embargo se sienten bien, se sienten mejor, pues no sospechan que dichos estados negativos no tienen cabida en quien aspira a llamarse hombre. 

También se encuentra este estado de identificación en ustedes en relación a sus posesiones. Todos tienen posesiones a las que están apegados, o con las que están identificados, y si existe algún peligro de perderlas, les parece peor que si se perdieran a sí mismos. Lo que se tiene que hacer para luchar contra la identificación es sacrificar aquello con lo que se tiene apego o se está identificado.

Sus relaciones personales se ven a menudo enturbiadas porque se identifican con la gente y con lo que pueden estar pensando o sintiendo acerca de ustedes. Basta con que alguien haga el más ligero gesto para que su mundo interno se llene de toda suerte de reacciones emocionales. Algo que no es nada en absoluto puede ser exagerado hasta los límites más absurdos. Una palabra de crítica, y creen que el otro los odia. Un gesto afirmativo, y se creen reconocidos como sabios o superimportantes. En todo esto nadie ha hecho que se identifiquen, ustedes mismos lo han hecho. Cuando alguien consigue sacarlos de su estado de identificación, resulta muy desagradable comprender lo perdidos que se encontraban, y apenas pueden soportar el reconocimiento de la verdad.

Cuando se identifican su visión del mundo es terriblemente pequeña, el momento presente se encoge hasta  convertirse en un punto. Cuando están totalmente identificados, completamente perdidos, es cuando más libres creen ser, es cuando más creen estar viendo la realidad. Al cruzarse al principio con esta idea, les resulta casi imposible aceptar que pueden identificarse, otra gente sí, pero ustedes no. Pero una vez que han visto esto en sí mismos, cuando han degustado su amarga realidad, ya no les será posible considerarse del mismo modo que lo hacían antes. Ya no podrán dormir en paz, por esta razón la observación de sí debe emprenderse con la resolución de no detenerse ante ninguna barrera, de no huir ante nada de lo que se descubre y de no dejar de seguir las deducciones inevitables ante lo que se ve.

El Trabajo pretende que comprendan tanto las influencias superiores, como las inferiores, las negativas y aprendan a colocarse bajo mejores influencias y a separarse de las negativas. Cuando al luchar contra sus estados negativos lleguen a un punto en donde son capaces de separarse de sí mismos y de observarse imparcialmente, estarán llegando no sólo a la comprensión de cómo las leyes inferiores operan en ustedes sino que, además al mismo tiempo, estarán creando en ustedes un lugar que es libre de su influencia y que opera bajo leyes diferentes. Por otro lado, cada vez que aborden un estudio teórico de  las leyes superiores, de las leyes de la esencia, no fundado en el Trabajo sobre sí mismos, entonces cualesquiera que sean sus sensaciones subjetivas, no estarán experimentando la acción de leyes superiores, sino sólo la acción de su imaginación.

Puedo decir que el estudio de las leyes negativas del mundo 96, es de suma importancia para la comprensión de su propia psicología y la de la humanidad en general y en especial para  su posible desarrollo, siempre y cuando el estudio se aborde de una manera correcta, quiero decir de un modo práctico, en términos de su propia negatividad y de su propio automatismo.



 Libres vuelan mis alas   Libres vuelan mis alas (Diciembre del 2007). Letra y Música: Héctor Olvera.

 Comentario de otoño del 2007.   En la actualidad el ser humano se ha visto atrapado por el acelerado ritmo de vida...

 Mi nueva produccion   He estado trabajando en una nueva producción, su propósito es mostrar el Trabajo sobre sí al que debe someterse todo aquel que se torne consciente del por qué estamos aquí en la Tierra, comprendiendo que la vida es una Escuela para nuestro desarrollo interior y éste depende de la seriedad con que lo tomemos.

 Reflexiones y verdades aisladas. 2007   En esta ocasión me permito compartirles una serie de reflexiones que en forma aislada y en épocas diferentes de mi estadía aquí he escrito...

 Disertación de junio del 2007   El sistema educativo representa gran parte del problema social de la actualidad.

 Sobre la inclusión del punto de vista opuesto.   El propósito de este escrito es el mismo de todo cuanto escribo, contribuir a formar un mundo mejor para las futuras generaciones, si queremos un mundo diferente, nosotros mismos debemos ser diferentes, si queremos un mañana mejor, nosotros mismos debemos ser mejores.

 Algo en lo se debe reflexionar.   En mi mundo interno interrumpidamente se gestan soliloquios, elucidaciones y dilucidaciones.

 Reflexiones sobre nuestra estadía aquí en la Tierra.   A la distancia veo, como en una película que en segundos pasa frente a mi, a muchos de los que se han acercado y después de un tiempo han sido tragados por la vida. Al momento me pregunto ¿Qué les impide hacer el Trabajo sobre sí? ¿Cuál es el embrujo de la vida del que no pueden sustraerse?

 Esencia y personalidad.   Nacemos siendo Esencia Divina, es decir el Amor perfecto. Al paso de los años vamos adquiriendo lo que no somos, pero que a la sombra del embrujo de la vida, creemos ser, algo que tomamos de fuera de nosotros mismos y que se llama personalidad.

 Otoño, 30 de Noviembre del 2006   Hoy como ayer vive en mi una nueva reflexión...

 El Vuelo del Hombre a través de los mundos. 5a Parte.   El Vuelo del Hombre a través de los mundos. 5a Parte. Por Hector Olvera.

 El Vuelo del Hombre a través de los mundos. Parte 4.   El Vuelo del Hombre a través de los mundos. Cuarta Parte.

 El Vuelo del Hombre a través de los mundos. 3a Parte.   El Vuelo del Hombre a través de los mundos. Tercera Parte.

 El Vuelo del Hombre a través de los mundos. Parte 2.   El Vuelo del Hombre a través de los mundos. Parte 2.

 El Vuelo del Hombre a traves de los mundos. Parte 1   Sentado en mis adentros, vuelvo la vista a lo andado y mis elucidaciones se dirigen hacia lo que está frente a mí, Todo está ahí, pasado presente y futuro, uno son...

 Los siete mundos (3a Parte). Por Hector Olvera.   Hablar de que el hombre tiene un destino en general, no es de utilidad, el hombre común no tiene un destino, salvo ser tragado por el mundo que lo rodea...

 Los siete mundos (2a Parte). Por Hector Olvera   Trabajar sobre sí mismo implica tanto decisión como imparcialidad. Si comienzan a examinar sus vidas evitando ser parciales, verán que la mayor parte del tiempo viven en un mundo irreal...

 Los siete mundos (1a Parte) , por Hector Olvera "Etor"   A través de la historia de la humanidad, nuestra Eternidad se ha preocupado por enviar desde lo alto a sus enviados, son los heraldos portadores y sembradores de Verdad...

 La importancia de la “Ley gravitacional de vibraciones” a través de los siete mundos.   Después de una larga pausa en mis escritos, debida, principalmente, a la comprensión en mi interior de la incomprensión de los mismos por parte de mis pocos lectores, he decidido, de acuerdo a la ley, dar cumplimiento al mandato tácito y explícito, mismo que vive en mí como principio director de mis acciones y de mi ya propio pensar activo...

 A la humanidad en general. A los líderes de las naciones. Al ser humano en particular.   “Consciente del papel que desempeño en la transformación del mundo entrego desde mi conciencia el siguiente documento.”

 Mi pensar... es mi sentir   Cavilando en este ininterrumpido soliloquio, que se hizo presente en mí desde mis primeros despertares...

 El sexo y el desarrollo (Segunda parte)   El sexo y el desarrollo, por Héctor Olvera

 El sexo y el desarrollo (Primera parte)   El sexo y el desarrollo, por Héctor Olvera

 Escritos, por Héctor Olvera   Libros publicados por el Maestro Héctor Olvera.

Obras Temas : Contemporáneo - Desnudo - Desnudo



You don't have flash installed.
EMAIL- EMAIL- EMAIL- EMAIL- EMAIL- * A